Difícil momento vive el querido Gabriel Soto. Un desgarramiento en el tobillo terminó en la perforación de una úlcera gástrica que lo puso en peligro de muerte. Con lágrimas en los ojos, el actor confesó que se aferró a la vida pensando en su mujer, Geraldine Bazán, y su hija Elisa.

En conferencia de prensa en el hospital en donde se encontraba ingresado en la ciudad de México, Gabriel contó todo lo que le tocó vivir y cómo debieron sacarle la infección con una sonda que atravesaba su cuerpo para evitar que se regara hacia otros órganos.

Tal como lo muestran las imágenes que pusieron en el show de "El Gordo y la Flaca", Gabriel se veía muy conmovido ante lo sucedido y aferrado a los dos grandes amores de su vida, Geraldine, con quien volvió a darse una nueva oportunidad,tal como lo confirmó en la conferencia al ponerle el título de "mi mujer" y su pequeña hija Elisa.

Ahora Soto deberá llevar un tratamiento fuerte y de muchos cuidados para poder recuperarse del todo, pero por lo pronto ya no será en el hospital sino en su casa. ¡Que te recuperes pronto!